“El PRO cree que el rol del Estado es apuntalar los negocios inmobiliarios”.