Juliana Awada: el ocaso de un objeto aspiracional