Las élites económicas siempre han buscado influir en las decisiones de gobierno