Nosotros lo que hicimos todos estos años es organizarnos por abajo

Pulso Laboral no. 4 / Nosotros lo que hicimos todos estos años es organizarnos por abajo

José Villa, Delegado sindical (UOM Avellaneda) de SIAT (Grupo Techint).
[Sistematización realizada por Federico Vocos.]

Presentamos aquí la exposición realizada durante la mesa “Las condiciones de trabajo en grandes empresas. Nuevos desafíos para el movimiento obrero ante una coyuntura compleja” organizada por el Observatorio de Condiciones de Trabajo (OCT) durante las Jornadas Pre ASET, realizadas por la Asociación de Especialistas en Estudios del Trabajo en conjunto con el CITRA.

La fábrica, el sindicato y el Grupo Techint

SIAT, la fábrica en la que trabajo hace 34 años, era parte del grupo SIAM Di Tella, la empresa conocida de heladeras. Esta planta la compra Techint al Estado durante el gobierno de Alfonsín, que la privatiza en 1986 con un proyecto muy importante que es el gasoducto Loma de la Lata. La planta la vende en alrededor de siete (7) millones de dólares, y como la obra se hace en tiempo récord desde el gobierno se le da un premio de dieciocho (18) millones de dólares. Cuento esto, porque desde el año 87’ que entré a la fábrica, se sucedieron diferentes gobiernos en estos 40 años de democracia, que tenemos que defender tanto y que tenemos que procurar que sea mejor, y lo que se ve es que la derecha tiene formas de ir acomodándose a lo largo de la historia, mientras que los trabajadores pierden.

En nuestro caso, nosotros formamos parte de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), somos parte de sus cuerpos orgánicos, porque somos delegados e integramos la comisión Interna, y participamos de la vida del gremio cuando se hace su congreso. La UOM es un gremio, que tiene toda una historia de lucha. Y la verdad es que siempre me gustó estar con los compañeros y acompañar los distintos conflictos, los de los establecimientos de la seccional y ahora también, uno ha ido conociendo compañeros de otras seccionales a partir de las redes sociales, que incluso, nos permitió conectarnos con muchos compañeros del mundo.

 

En lo que tiene que ver con todas las plantas que tiene Tenaris, cuando vemos lo que pasa en el día a día, observamos que la política que aplica el grupo Techint, en la Argentina, en Colombia, en México, en Italia y en Japón, es la misma. Resumidamente, se trata de hacer negocios sobre la base del esfuerzo y el sacrificio de los trabajadores. Estén en el lugar que estén, y esté el gobierno que esté, porque a lo largo de todos estos años, lo que vi, es que esta gente o Paolo Rocca, evidentemente tienen mucho más poder que cualquier gobierno de turno que nos toque elegir en este país. Es un grupo que tiene un poder infernal, y en ese lugar estamos nosotros, dentro de la boca del león. Esa es la pelea que damos todos los días, en la que tenemos que organizarnos, y luchar contra la precarización.

“Desde los 90’ luchamos contra la flexibilidad laboral”

Somos compañeros con distintos pensamientos, algunos veníamos de familia peronista y otros de organizaciones de izquierda y se conformó un núcleo fuerte que querían defender sus derechos, y luchamos contra la flexibilidad laboral en los 90’. Eso marcó al interior de la planta diferentes posiciones, la de los compañeros que estaban dentro del oficialismo, y que en ese momento aceptaban todo lo que decía el patrón y punto. Era aggiornarse a los nuevos tiempos. En cambio, nosotros decíamos que no, que eso era flexibilidad laboral y que se trataban de contratos basura. Porque no estaban respetando el convenio colectivo de trabajo de la UOM, que es el 260/75. Esa es nuestra biblia, y no se puede tocar, por eso la defendemos. Cuando nosotros vamos a otros lugares de trabajo, sabemos claramente que el patrón no respeta el convenio, por lo cual si no nos organizamos desde la base, lamentablemente no vamos a tener respuesta.

En el 2019 despidieron a un grupo de activistas entre los que estaba yo, fundamentalmente porque les molesta mucho lo que digo. En total despidieron a dieciséis (16) trabajadores. Y dimos pelea, le dimos difusión a lo que estaba pasando y recibimos la solidaridad de todos lados. Y después de un período de conciliación obligatoria, conseguimos la reincorporación de todos los compañeros.

Es importante que esta gente entienda que nos tiene que respetar, y más si es Paolo Rocca, que dice que hay que avanzar hacia un ‘nuevo mundo’, que hay que pensar en la tecnología, y cuando uno vive ahí adentro, te das cuenta que son todas cosas mentirosas. Lo nombro a Paolo Rocca, porque nosotros vemos todos los días el Grupo Techint tiene una agenda demoledora para la clase obrera.

Un trabajo especial: el gasoducto Néstor Kirchner

Para el primer tramo del gasoducto tomaron 400 pibes y en las primeras semanas los chicos estaban enloquecidos que entraban a laburar a Tenaris, tenían charlas de capacitación todos los días. Nosotros pasábamos y nos metíamos en la charlas, saludamos a todo el mundo. Éramos el diablo, los pibes nos miraban. Entraron a trabajar, fueron a la línea de producción, y el primer mes, también “buen día”, “¿cómo andás?”, “chau, chau”, ni bola, era una cosa que estaban felices con la ropita Tenaris. A los dos meses, era tremendo, no podíamos terminar de recorrer la línea con todos los problemas que había. Desde que no había papel higiénico en el baño a lo que se te ocurra y ya teníamos armados los grupos de whatsapp y los muchachos reclamando esto, lo otro, fueron viendo la realidad de lo que pasaba en la fábrica.

Y esa realidad también tiene que ver con los sueldos que se pagan que son conquistas que hemos logrado a lo largo de la historia de esta fábrica. Y cuando se hizo el gasoducto se trabajó 24 horas los siete (7) días de la semana. Es la primera vez que pasa en esta fábrica, y se trabaja con maquinaria, que es relativamente vieja. Y que se rompía y teníamos que arreglarlo ahí mismo, porque había que seguir y seguir.

Entonces fue toda una batalla que se fue dando. Y los compañeros que primero nos veían como algo que era molesto porque pensaban que no ayudábamos al funcionamiento real de la planta, porque señalábamos los riesgos para nuestra salud y seguridad, fueron viendo a lo largo del tiempo que era totalmente lo contrario, que nuestros reclamos tenían un fundamento concreto y real, para que los compañeros estuvieran bien, para que la producción se hiciera bien, y para que los compañeros no sufrieran accidentes, que pueden ser gravísimos porque pueden llegar a ser mortales. Entonces se fue logrando un espacio de construcción, y en este corto tiempo hemos hecho algunas asambleas en las que resolvimos medidas de fuerza. Y los compañeros apoyaron esas medidas. Compañeros jóvenes, yo me acuerdo la primera asamblea que hicimos nosotros en la fábrica, se trataba del despido de casi veinte (20) compañeros que habían estado trabajando un mes y medio. Pero, ¿qué pasó? La fábrica tardó en recibir los informes que les llegaban de otras empresas en las que habían trabajado y parece que habían participado de algún conflicto.

Entonces nos asesoramos con compañeros abogados y nos decían que era muy difícil dar la pelea porque no tenían tres meses. Y como nosotros estamos medio rayados, y la pileta estaba medio vacía, es así cuando más nos gusta tirarnos. Y nos tiramos de lleno. Nos parece importante mostrar también, lo que hace Techint, y desarmar los muros de la fábrica, para que le sirva a los compañeros de las distintas plantas y de los distintos países, como es el caso de Colombia, con los que tenemos una relación muy fluida. Entonces fuimos a la asamblea a plantear la posición de que teníamos que parar la fábrica, porque si no parábamos la fábrica el Ministerio de Trabajo no se iba a mover, no iba a haber conciliación obligatoria.

Y después de tantos años, ya son 34 de fábrica, de las distintas luchas en las que uno va aprendiendo, cuando fuimos a la votación, yo le decía a mi compañero… «Estos pibes no nos van a apoyar… no les importa nada… están mirando el celular… el Tik Tok… y ‘la mano en coche’… no nos van a dar ni bola… vamos a perder la asamblea como perros». Un compañero tomó la palabra, y contó todo lo que habíamos hecho, de tantas luchas. Y se fue a la votación. Todos los pibes levantaron la mano para ir al paro y para defender a sus compañeros que estaban despedidos. Lógicamente se paró la planta y se armó un revuelo bárbaro.

Nosotros nos pusimos a disposición para hacer lo que se tenía que hacer porque habíamos asumido desde un primer momento el compromiso como trabajadores, que había que hacer esa primera etapa, porque éramos conscientes de la importancia de la independencia energética y la soberanía, pero no sobre la base de la precarización. Sobre la base de la precarización no vamos a hacer nada, esté quien esté. Donde nos vengan a tocar, nosotros vamos a dar la pelea, porque al pelear nosotros creemos que nunca perdemos, aunque perdamos, porque vamos sembrando. Entonces nosotros vamos a pelear, y estos compañeros se tenían que quedar.

En el conflicto rápidamente se dio la conciliación obligatoria. Se abrió una mesa de diálogo de varias semanas. Fue extraño porque fue una conciliación que duró 60 días. Logramos que la empresa firme los contratos de trabajo para los 400 compañeros hasta la finalización del gasoducto, que era el 30 de abril de 2023. Porque Techint los estaba contratando para un gran proyecto por un mes o por dos meses. Con lo cual les decían: «Portate bien, no le des bola a los delegados, hacé todo lo que te decimos». Y fue importante que la empresa viera que tenía que respetar a los trabajadores que había contratado, notaron que esos pibes levantaron la mano para un plan de lucha, entonces ahí empezó a cambiar mucho la posición de los supervisores, los jefes y la gerencia. Y todo esto con el apoyo de nuestra comisión directiva de la seccional Avellaneda.

“Nosotros lo que hicimos todos estos años es organizarnos por abajo”

Nosotros lo que hicimos durante todos estos años es organizarnos por abajo con los compañeros y en ese organizarse y en ese ir a la asamblea y en ese debatir en los comedores, hay de todo, y no es que sale perfecto. No es que ‘sale con fritas’ porque uno va con una posición, que la analiza y propone lo mejor que tiene. Yo no soy un estadista, y lo poco que sé, lo fui aprendiendo en las luchas, entonces uno dice yo creo que ahí está la cosa, para defenderse de la precarización, para defender nuestros convenios, para hacernos fuertes. Nosotros tenemos que esforzarnos para dar pelea, y está claro que a la empresa le molesta que le demos pelea. Seguimos estando ahí adentro y cada día es un día de lucha, No nos regalan nada, se los puedo asegurar. Es una batalla en el día a día.

Por eso, nosotros tenemos que pelear para que desde abajo se hagan fuerte los trabajadores, la clase obrera. Lo que uno leyó de la importancia de las comisiones internas, uno lo vive cada día, es muy importante, que los trabajadores tengan voz y tengan voto. De la mayoría de las peleas que damos, la mayoría de los partidos los perdemos, no los ganamos, Pero eso nos produce más voluntad de salir a jugar otra vez. Si fuera Messi sería fácil, no somos Messi, igual salimos porque tenemos la sangre, tenemos la conciencia y tenemos la historia. La historia del movimiento obrero no se va a regalar, mañana pase lo que pase, pero también estoy convencido que le vamos a pelear. A lo que venga le vamos a dar pelea y la vamos a pelear como sea.

Nosotros dentro de la fábrica estamos en eso y quería dejar ese mensaje. En relación a las nuevas generaciones, en las que siempre se plantea que los jóvenes son ‘un desastre’. Y estos pibes cada vez que nosotros planteamos en asamblea, te puedo asegurar que no son asambleas aparateadas, son asambleas de compañeros. Los compañeros cada vez que se planteó, levantaron la mano para ir a la lucha. Entonces yo ahí tengo la esperanza.

El proyecto del Grupo Techint

Con este nuevo gobierno el Grupo Techint tomó un impulso mucho mayor al que ya venía teniendo históricamente. Puso el Secretario de Trabajo (lo que era antes el Ministro) y varios funcionarios más. Está muy decidido en avanzar, en que tiene que haber un cambio de cultura en el trabajo que significa mayor precarización, mayor explotación y menos salario.

En el caso puntual de SIAT, nosotros estamos con trabajo, por lo menos hasta mitad de año, y hay mucha gente contratada para la fabricación de los caños para la Reversión del Gasoducto Norte, que es una obra complementaria al Gasoducto Presidente Néstor Kirchner para llevar el gas de Vaca Muerta al centro y noroeste del país. Por lo cual, se mantuvieron los contratos y en lo salarial, en la medida que se hacen muchas horas extras hay una gran diferencia en relación a lo que se está pagando en la actividad, que tiene los básicos muy bajos. Desde la UOM se está dando la pelea para recomponerlo porque veníamos con muchos años de retraso a nivel de paritaria y esta inflación y toda esta política de gobierno está licuando los salarios. 

El tema salarial y las condiciones de trabajo son una lucha diaria, junto al convenio colectivo, porque quieren imponer de hecho todo lo que ellos se proponen en materia de flexibilidad con la reforma laboral. Plantean que pase por el Congreso y que se vote y que perdamos todos nuestros derechos, eso lo están intentando llevar a cabo día a día en los lugares de trabajo. En el congreso y con el DNU quieren firmar papeles, pero el hecho concreto es que los lugares de laburo es una lucha diaria. Están continuamente detrás de sacarnos derechos. 

Materiales recomendados 

Comparte este artículo

Publicaciones relacionadas

Walter Miglionico Caino Secretaria de Salud Laboral y Medio Ambiente (PIT – CNT). Es necesario tener presente q...
Claudio San Juan Miembro de la “Red Eurolatinoamericana de Análisis sobre Trabajo y Sindicalismo” (RELATS) Un libro i...
Sonia BalzaDra. en Desarrollo Económico. Integrante de CITRA (CONICET-UMET). Introducción Luego de varias décadas de ...
Ricardo Corradini y María Noel Bulloni Introducción  En este breve texto nos interesa detenernos a reflexionar e...
Ángela Marcela Jaramillo1 y N. G. Daniel Huircapan2 1 Jurista Indigena Pueblo Kolla.. Observatorio Regional de Derech...
José Villa, Delegado sindical (UOM Avellaneda) de SIAT (Grupo Techint).[Sistematización realizada por Federico Vocos....
Guillermo Gianibelli Profesor Titular de Derecho del Trabajo y la Seguridad Social en la Facultad de Derecho de la UB...
Pulso Laboral N° 4 – mayo de 2024 Estimadas/os compañeras/os, tenemos el gusto de presentar el cuarto número de...
Pulso Laboral N° 4 – Mayo de 2024. Publicación del Observatorio de Condiciones de Trabajo – ISSN 2953-4747...
Estimadas/os compañeras/os, les presentamos el tercer número de Pulso Laboral, publicación del Observatorio de Condic...
María Alejandra Esponda, Instituto de Ciencias Sociales y Administración (UNAJ) y Área de Economía y Tecnología (FLAC...
Ramiro Fernández, Secretario de Salud y Seguridad Laboral y Ambiental (FOETRA Buenos Aires) y Secretario de Condicion...
Mariana Fernández Massi y Andrés Wainer Investigadores del IDESBA-CTA y del CONICET.   PresentaciónEl Instituto para ...
Mariel Payo Esper Dra. en Ciencias Sociales (UBA). Docente-investigadora en ICSYA-UNAJ. [email protected] Puntos...
Por Christian Dodaro, Hernán Pajoni, Pablo Hernández y Andrea Gutiérrez, integrantes del Observatorio de Prácticas Co...
Victoria Basualdo, Investigadora del CONICET y del “Programa Estudios del Trabajo, movimiento sindical y organización...